Lo más vendido


Suplementos alimenticios con ácidos grasos esenciales

Aceites de krill y suplementos para aportar un extra de ácidos grasos Omega 3, EPA, DHA a tu dieta.

Lo más nuevo


Consejos para tu compra

El consumo de aceite de krill en forma de suplementos (generalmente tipo cápsulas) se ha puesto muy de moda en nuestra sociedad. Pero, es tan saludable como nos cuentan?

El krill o kril es un tipo de crustáceo de pequeño tamaño con forma parecida a las de las gambas. Se ha descubierto que es una fuente rica en proteínas y ácidos grasos omega-3, por lo que ha pasado a formar parte de los suplementos dietéticos humanos, además de su uso tradicional como alimento para mascotas o ganado.

Los ácidos grasos esenciales Omega 3 se han convertido en un suplemento muy preciado en los últimos tiempos, ya que nuestra dieta muchas veces está desequilibrada, lo que favorece los problemas cardíacos, circulatorios o inflamatorios entre otros muchos.

Una descompensación entre la ingesta de ácidos grasos Omega 6 y Omega 3 en nuestra alimentación actual (se dice que la proporción es de 12:1 o incluso de 20:1 cuando en realidad debería ser 4:1 o 2:1) podría estar detrás de la causa de muchas de nuestras enfermedades.

Por tanto, hablando en términos generales, sería aconsejable una mayor ingesta de ácidos grasos Omega 3 que compense este desequilibrio además de una reducción en la ingesta de Omega 6 de mala calidad (como por ejemplo los fritos, el aceite de mala calidad, etc.).

Los omega-3 son un tipo de ácidos grasos poliinsaturados que son necesarios en nuestro organismo, y que debemos tomar mediante la dieta, ya que nuestro cuerpo no es capaz de producirlos por sí mismo. Por este motivo, se les llama ácidos grasos esenciales. Se encuentran naturalmente en alta proporción en pescados (especialmente el pescado azul) y mariscos, en aceites de soja, canola, en las nueces y en muy alta cantidad en las semillas de linaza molidas (o en el aceite de lino). Además de la inclusión de este tipo de alimentos en su dieta, una suplementación con aceite de krill en cápsulas le ayudará a aportar ese extra tan necesario en Omega 3 que su salud agradecerá.

No obstante, siempre es aconsejable una visita a su médico que le informará y aconsejará sobre suplementaciones y medicamentos, desde el conocimiento de todo su historial y de su salud en particular.

El krill tiene un sabor salado, un poco más intenso que el del camarón. No obstante, las cápsulas preparadas comercialmente pasan por procesos gracias a los que se consigue eliminar cualquier tipo de sabor haciendo que su consumo sea más agradable, fácil y rápido.

En el año 2011, la FDA (Food and Drug Administration: Administración de Medicamentos y Alimentos) de los Estados Unidos publicó un informe de no objeción para que un producto manufacturado de aceite de krill fuera reconocido como generalmente seguro para el consumo humano.

Aunque el krill se da en todos los océanos, no obstante es preferible su pesca en los meridionales al ser más abundante. Al considerarse las aguas antárticas como prístinas, se considera al krill como un producto limpio.